😈😈😈😈😈Soy enfermera no put@!.. PARTE 4😈😈😈😈😈

¡SOY ENFERMERA, NO PUTA!
A la mañana siguiente tuve que cambiar las sábanas de mi cama porque tenían unas gotitas de sangre, mi esposo me había destrozado el ano, se despidió de mí muy amoroso, realmente lo había hecho feliz a costa de mi dolor, al hacer mis necesidades sentía un tremendo escozor atrás, me bañé y organicé mi maleta, metí como siempre otro uniforme de repuesto, mi biquini y por si las dudas, otra tanga.
Al llegar a mi trabajo Doña Laura estaba desayunando y me pidió que me sentara con ella y me ofreció un café, me preguntó cómo nos había ido el día anterior y le narré todo, exceptuando, por supuesto, las partes eróticas. Le conté que su esposo quería meterse al yacusi pero que se resbalaba y podía ahogarse, me dijo que lo hiciera yo con él, que para eso era su enfermera, que para eso me pagaba, e hizo una pausa perdiendo su mirada en el horizonte, luego me miró y me dijo que mañana me iba a contar cómo fue el accidente de su esposo.
Cuando entré a la habitación ya estaba despierto, estaba muy molesto, me contó que le había pedido a la otra enfermera que lo bañara antes de dormir y que ella se había negado al ver su erección y que había renunciado, yo lo tranquilicé y le dije que yo lo bañaría todas las noches antes de irme, como seguía molesto le dije que su esposa ya me había autorizado bañarlo en el yacusi, eso lo puso muy contento y empezó mi rutina.
La terapia, de la cama a la silla de ruedas, al baño, desnudarlo, a la silla plástica y bañarlo, como cosa rara no tubo erección, pude ver como orinaba sobre la silla, como un reflejo tomé su pene entre mis manos, se lo sacudí y saqué su cabeza para limpiarlo, se veía absorto, como perdido en sus propios pensamientos, luego secarlo, a la silla y por último sus medicamentos; me pidió que lo afeitara y sacara del closet un traje café a rayas y lo vestí, hasta corbata me pidió que le pusiera, lo peiné, le froté loción por toda la cara, se veía muy guapo, me fui a cambiar el uniforme y me pidió su baño de sol.
Me senté a la par de él en una banquita de esas de metal que hay en los parques y a los minutos me contó que era Ingeniero informático, que llevaban 20 años de casados con doña Laura, que el único hijo que tenían estudiaba en Alemania y de pronto hizo silencio, yo le pregunté si le pasaba algo y me pidió disculpas por todos los acontecimientos sexuales de ayer, pero mayormente porque lo habían encontrado en el piso después de haberse masturbado, me contó que desde el accidente no lo había hecho pero que le dio pena que yo lo haya sorprendido, le dije que era normal y que cuando quisiera hacerlo
me lo dijera, así le daba la privacidad necesaria para que se masturbara y que luego yo lo limpiaría con mucho gusto.
Como que la plática lo emocionó porque pude ver su enorme bulto por debajo del pantalón, me preguntó sobre mi vida, le conté que era casada, me dijo que con ninguna otra se había sentido tan bien que cómo conmigo y así se fue la mañana, realmente sentí que éramos más amigos que paciente y enfermera.
Llegó la hora del almuerzo, me pidió que lo desnudara porque no quería manchar su traje, lo desnudé de la parte de arriba, luego le quité los zapatos y calcetines, desabroche si cinturón y le bajé el pantalón con mucho esfuerzo, lo dejé en bóxer y fui por la bandeja, al volver me pidió que también le quitara el bóxer, le dije que eso no estaba bien, me grito que ayer no había tenido problemas en verlo desnudo, traté de explicarle que estaba muy nerviosa y que no me atreví a decirle nada porque lo estaba conociendo, como loco enajenado me tiró la bandeja de las manos, limpié todo y me hinqué en medio de sus piernas para evitar problemas, le bajé el bóxer y saltó esa víbora que me enloquecía, mi boca produjo abundante saliva.
Otra vez tan cerca pero tan lejos… con cada cucharada de sopa tomaba muy poco y el resto caía sobre su cuerpo, ya prevenida tenías una toallita para limpiar su pecho y sus genitales, que hermosa y grande se le sentía la verga, al terminar el almuerzo le lavé los diente y era hora del medicamento que lo hacía tener una siesta larga, era mi momento preferido, lo acosté de lado y se durmió.
Por más que mi conciencia me aconsejaba que me alejara, mi cuerpo me exigía que me quedara, después de una lucha extrema le hice caso a mi cuerpo, me metí bajo las sábanas, ahí estaba ese cuerpo velludo y totalmente desnudo para recrear mis más atormentadas fantasías, esa tremenda erección me humedecía, me quite la tanga y me acaricié mi encharcada vagina, tenía esa verga a milímetros de mi boca, sacaba la lengua, babeaba por sentirla, aunque fuera solo lamerle la puntita, le acaricié los testículos, él se movió un poco y me quedé quieta, expectante, luego tomé con mi mano ese mástil y le pasé la lengua por toda la cabeza que ya tenía la humedad que lo excitaba, quería metérmela toda pero era peligroso, así que me metí dos dedos a mi vagina, me froté el clítoris y sentí como mi mano se mojó con mis jugos………CONTINUARA

One thought on “😈😈😈😈😈Soy enfermera no put@!.. PARTE 4😈😈😈😈😈

  • March 13, 2018 at 6:26 pm
    Permalink

    Super y excitante el relato… espero publiquen más… felicitaciones

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *